Nunca beses a los sapos

Radiombligo
Radiombligo
Nunca beses a los sapos
/

Si de tanto intentar resulta que besaste un sapo, que se convierte en príncipe, ¡ten cuidado! Ese príncipe puede resultar un verdadero patán.

.