Entre más me grites menos te oigo

pucheros

Y cuando nos dimos cuentas ya estábamos navegando por los mares turbulentos del berrinche. ¡Sálvese quién pueda! No se pierdan cuatro miradas musicales y una canción berrinchuda.

.