Como un rayo que rasga el cielo

zopi rocket

Los zopilotes cuando envejecen y ven que sus alas han llegado al límite de sus capacidades, sube muy alto, altísimo, lo más alto que pueden ¡y se precipitan como una flecha negra hacia su digna muerte! Zopilote no quiere alejarse todavía de este mundo. Ha decidido que le arreglen el ala marchita para seguir volando, al menos, por los aires radiofónicos.

.