Así de fácil

equilibrista-inflexión
Cuando tienes al mejor público y a la mejor música del mundo y sus contornos, hacer un programa de radio infantil es la cosa más sencilla del mundo. El locutor podría tumbarse en una hamaca y, desde ahí, pinchar el botoncito de las canciones.

.