A todo galope con Libro Abierto

Screenshot_24
Súbete a tu caballo, échalo a galopar, saca tu libro del morral y te vas por el camino leyendo historias bien bonitas. Novelas si vas muy lejos, cuentos o poemas si vas cerquita. ¡Pero que sea en voz alta, para que oiga el cuaco!

.