¡Aléjate de esa cama!

Han pasado miles de flores y altares y muertos y disfraces y calabazas desde la última vez que fuiste a la escuela. ¡Qué agotamiento! Ahora sólo quieres seguir durmiendo. Pero no, resulta que hoy debes volver a la escuela más fresco que una tortuga. Así que, lejitos de la cama y… ¡prepárate!

.