Niñitas nomás… ¡pero cuidado!

Las encuentras en la calle o en el recreo de la escuela y, y pues son sencillamente niñas: dulces, buenas y bonitas. ¡Pero que no se te ocurra hacer algo lastime su sensibilidad o su sentido de justicia, porque te enfrentarás al monstruo que hay en ellas! Así son las niñas de Radiombligo.

.