Michael Jackson

Murió ayer, 25 de junio de 2009. Si desde la luna pudiéramos escuchar las bocinas de nuestro girante planeta, oiríamos ininterrumpidamente la voz de Michael Jackson.
Pero la estrella del llamado Rey del Pop comenzó su extinción al negar su identidad, blanqueando su piel y modificando sus rasgos faciales (no hubo un pescado con bombín que le dijera que así estaba bien, negrito, como la Negrita Cucurumbé).
Nabor Santamaría, reportero del Ombligo Ilustrado nos invita a recordar Michael Jackson en aquellos días en que era llamado Niño Prodigio y tenía cabellos ensortijados y labios gruesos, cuando cantaba Ben, la historia de amor entre un niño y una rata.

Nos visita doña Eulolia. Arroz con leche para Gaviota; Nucú para Zopilote. ¡Y muchas llamadas telefónicas del mejor público del girante trompo planetario!

.